Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información Aquí  
Estás en | 

El Sacro Convento de San Benito de Alcántara.

CINCO SIGLOS DE HISTORIA ENTRE LAS PAREDES DEL CONVENTO DE SAN BENITO

A través de un bello y monumental puente romano junto a la confluencia de los ríos Tajo y Alagón accedemos a Alcántara. Esta población extremeña muestra al visitante sus tesoros, en un recorrido que ofrece el legado de varios siglos de historia.  Romanos, árabes, caballeros, religiosos y militares de la Edad Moderna, nos han proporcionado un legado singular entre el que destaca el Convento de San Benito, de estilo renacentista con un claustro gótico y tres naves con ornamentación plateresca en su interior. Este edificio de importante valor histórico fue restaurado por Iberdrola y en la actualidad, se realizan frecuentes actividades culturales como cursos de inglés para alumnos y profesores de la comunidad o  el  Festival de Teatro Clásico. Para conocer con detalle este monumento y sus más de cinco siglos de historia, Iberdrola organiza visitas guiadas y gratuitas previa solicitud en el teléfono +34 927 390 081 en conventoalcantara@hotmail.com consulte el Horario de visitas al Convento [PDF].

 

HISTORIA DEL CONVENTO DE ALCANTARA

 Siendo el puente romano un símbolo estratégico para la defensa de la región, Alcántara se convirtió en enclave de resguardo y de batallas. En 1308, los Templarios en su huida de Francia habían llegado a apoderarse de esta villa, aunque los caballeros de la Orden recuperaron su fortaleza y les hicieron partir hacia Portugal. Dos siglos después,  este convento comienza su construcción en 1505 por iniciativa de los Reyes Católicos. Muchos fueron los maestros mayores de obra que participaron, pero dos destacan entre todos ellos: Pedro de Larrea, encargado del diseño y construcción del claustro y Pedro de Ibarra que realizó gran parte de la iglesia y la hospedería. En 1574, durante el reinado de Felipe II cuando el convento ya estaba terminado, se dio por acabada la iglesia con algunos trabajos pendientes como el desarrollo de la nave central y las laterales. A partir de este siglo XVI, el convento es considerado como  la casa principal de la Orden de Caballería de Alcántara. A principios del s. XVIII, Alcántara fue conquistada por el marqués de las Minas, que dirigía el ejército de la Gran Alianza en contra de los Borbón. Tras un bombardeo terrible el convento fue ocupado y sufrió graves daños tanto durante el sitio, como durante la ocupación. En 1836 la desamortización llevada a cabo por el ministro Mendizábal supuso la expropiación del edificio; el convento pasó a ser propiedad estatal usada como cárcel y escuelas. En 1866 fue finalmente subastado y comprado por la familia de Amarilla y Sande que lo utilizó como propiedad particular hasta 1961 cuando la compañía Hidroeléctrica Española, tras haber llegado a Alcántara para construir el salto José María de Oriol, decidió comprar la mayor parte del convento y restaurarlo. Ya como Iberdrola esta restauración se impulsa en 2015 y se desarrolla a lo largo de los últimos años con la implicación de actores locales promoviendo el desarrollo local de la zona.

 

HISTORIA DE LA ORDEN DE CABALLERIA DE ALCANTARA

La Orden de Caballería de Alcántara,  fue fundada a principios del siglo XI pero alcanza su apogeo en el XIII, cuando el rey Alfonso IX de León reconquista los territorios de Alcántara a los musulmanes. La defensa de la ciudad de Alcántara fue encargada a la Orden de Calatrava de la que dependía la orden de los Caballeros de Julián de Pereiro. A raíz del establecimiento de su sede principal en la villa, el primitivo nombre de Orden de San Julián fue desapareciendo y cambió al definitivo de Orden de Alcántara. Tras la toma de Granada en 1492, los Reyes Católicos incorporaron el maestrazgo a la Corona, siendo el maestre entonces Don Frey Juan de Zúñiga. La Orden de Alcántara pierde su objetivo original de la lucha religiosa o guerra santa. A partir de los comienzos de la Edad Moderna el control absoluto de las órdenes militares dependía de los Reyes, influenciados por el ámbito religioso dependiente del papado. Como consecuencia el poder militar se convirtió en un tejido de fidelidades y poder económico, social y político. A lo largo del siglo XVII participó en las guerras contra Portugal, siendo el puente romano de Alcántara siempre un punto clave para ambas naciones. En el siglo XIX, hubo varios momentos convulsos para la Orden: el trienio liberal, la desamortización y la primera república. Volvió a resurgir al igual que sus homólogas de Santiago, Calatrava y Montesa, restaurada por los monarcas, hasta que finalmente en 1931 fue abolida en la época de la II República. Durante los años en que la Monarquía permaneció en el exilio, no se renovaron las Órdenes y no tuvieron actividad hasta que S.M. el Rey D. Juan Carlos I la retomó en 1981, nombrando a su padre Conde de Barcelona, Presidente del Real Consejo de Órdenes Militares.

EXPOSICIÓN ORDENES MILITARES EN SALA CAPITULAR DEL CONVENTO SAN BENITO DE ALCANTARA.

DOCUMENTOS RELACIONADOS

El Sacro Convento de San Benito de Alcántara [PDF] |

La villa de Alcántara y su Sacro y Real Convento de San Benito |

NOTICIAS RELACIONADAS

| Iluminación del Puente de Alcántara, Cáceres (2015)| 

| Inauguración de la nueva iluminación del Puente romano de Alcántara |

 

 

 

 

Ordenes de Caballería